sábado, 18 de abril de 2015

The New Raemon- Oh Rompehielos. Una crítica.



A inicios de este año,  casi sin haberse anunciado, Ramón Rodríguez -The New Raemon- anunció que publicaba su nuevo disco: Oh Rompehielos, disco que es ya el quinto en siete años y para el ha vuelto a su discográfica habitual BCore.

Desde la publicación de su primer disco, A propósito de Garfunkel, The New Raemon se ha convertido en un peso pesado dentro del panorama pop-rock indie de nuestro país, siendo un referente con su pop relatador de relaciones infelices salpicadas con un cierto punto irónico. Buena prueba de su importancia reside en que además de sus discos, no ha dejado de realizar  colaboraciones con diferentes miembros de esta escena (Francisco Nixon, Maga y algunos más).


En esta ocasión el disco ha sido producido por el mismo Ramón Rodríguez, teniendo muy claro el sonido que quería conseguir y valiéndose de una gran banda para ello. Además de sus colaboradores habituales Marc Prats, Marc Clos y Salvador Garrido, ha fichado para la ocasión a Salvador D’Horta y Javi Vega (Maga).


El disco empieza con Una Historia Real, tema que enseguida nos introduce en el universo Draemoniano, para seguir con Oh Rompehielos con un bajo muy presente  como onomatopeya del avance del barco entre el hielo siguiendo los dictados de la letra de la canción. A continuación la joya del disco, Reina del Amazonas, un magnífico tema pop con un estribillo coreable –nada frecuentes en su universo- y lo más cercano a un hit luminoso en toda su carrera. Después de tanta luz y euforia, El Yeti nos lleva a un lodazal en forma de canción larga (cinco minutos) de ritmo sostenido como un vals cansino mientras en la letra nos relata la aceptación del fracaso de una relación. Canción con aroma a clásico pero que se nos hace demasiado larga y que sirve para virar el disco hacia un tono amargo acorde con los últimos discos de The New Raemon.


En Mientras sea Intruso, los sonidos del multiinstumentista Marc Clos toman el protagonismo de la canción por encima de la letra de la misma. La siguiente Quimera es otra de los temas destacados del disco, con sus letra plagada de reproches y una metáfora sobre espadas que puede tener diferentes interpretaciones (alguna de ellas bastante retorcida). Desencuentros, junto con El Yeti, es la sima abisal del disco con su durísima letra circular sobre la pérdida y el rechazo, secundada por una batería contundente que subraya el efecto demoledor y que toma totalmente el mando en la siguiente Al Margen. Tanto ésta como Los Hechos, son 2 canciones breves de escasos dos minutos presididas por el rencor y los reproches, en las que ajusta cuentas terminando con “siempre escuchas a los mediocres, siempre escuchas a los que no cuentan”.


Y sin darnos cuenta llegamos a la última canción del disco, la bonita Moneypenny, que nos sorprende con su tono esperanzado subrayando la sensación de ligereza y libertad después de quemar los lastres que anclan su camino. Y con esta semidibujada sonrisa de satisfacción  finaliza Oh Rompehielos.


A pesar de la intensidad de las letras, el disco se hace muy corto. 31 minutos repartidos en 10 canciones que empieza bonito y luminoso y que a partir de El Yeti deriva claramente hacia los relatos de trasfondo amargo, marca de la casa. Es curioso, porque en este disco es donde más se pueden observar, por una parte, las letras directas y aunque desazonadoras envueltas de forma ligera en su inicial A propósito de Garfunkel combinadas con la oscuridad que preside su anterior lanzamiento, Tinieblas por Fin. El hecho de disponer de la banda con la que ha contado para la grabación le da un gran empaque al sonido y permite apreciar los múltiples arreglos que salpican las canciones.

Como pasa en los anteriores discos de The New Raemon, Oh Rompehielos no es un disco de enganche inmediato, sino que gana y crece exponencialmente con las escuchas.


Aunque en diversas entrevistas Ramón Rodríguez haya manifestado que el disco refleja un cambio de ciclo, un romper con cosas del pasado (reflejándose tanto en la imagen del disco como en la canción que le da título), creemos que se trata de un ruptura más  a nivel conceptual y en sus letras que no en la temática o en su sonido. A nosotros no nos parece tanto una ruptura sino un paso adelante. Otro más en su carrera.

 REINA DEL AMAZONAS


OH ROMPEHIELOS
Oh Rompehielos en Spoti

No hay comentarios:

Publicar un comentario