miércoles, 11 de noviembre de 2015

Luís Brea y el Miedo. Mil Razones.


Mil razones para ser feliz.
Le pegaste otro traguito, 
llegaste tarde y pediste ron.
 Hace tiempo que quería venir,
 me han hablado de este garito.
 Contestaste levantando la voz, 
acercaste tu boca a mi oido. 
Empezó la canción, dijiste:
 me encanta esta parte.
 Pues yo vivo cerca de aquí.
 ¿Te vienes un ratito? 
Busqué a estos y me despedí
 sin decir adiós.
 luz indirecta en el salón
 te dio por compartir 
lo que quedaba de tu corazón deshecho
 y en una bolsita.
 Vistas a un patio interior
 pusiste otra copita, 
tropezaste con el escalón.
 Vaya cardenal cuando te quité el pantalón.
 Dijiste: me encanta esta parte, 
me encanta esta parte.
 Y mis dedos tocaron años de evolución 
y mis dedos tocaron años de evolución.
 Conclusiones al amanecer: 
esto no puede ser.
 Tu buscas formas en las nubes 
y yo en el gotelé.
 Lo hicimos otra vez porque sí
 y casi dijiste 'te quiero'
 yo te pedí un ibuprofeno,
 sonreíste echando el humo de un Chester 
por la nariz.
 Dijiste: me encanta esta parte.
 Me encanta esta parte. 
Hay mil razones para ser feliz,  
hay mil razones para ser feliz.
 Pregunto.
 Y mis dedos tocaron años de evolución 
y mis dedos tocaron años de evolución

2 comentarios:

  1. Me encanta esa parte del estribillo.

    ¿Jennifer Connelly? Eres un poeta de las etiquetas.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como crece la canción y cómo se refuerza en el "Me encanta esta parte".

    Jennifer Connelly, palabras mayores.

    Graicas por el elogio.

    ResponderEliminar