viernes, 12 de agosto de 2016

John Connolly- Los Hombres de la Guadaña/ Els Homes de la Dalla. Una crítica.


Creo que lo he comentado anteriormente, el detective Charlie “Bird” Parker de John Connolly junto con el comisario Montalbano de Andrea Camilleri, son mis personajes  preferidos de novela negra integrados en una serie. Colecciones tan parecidas en su temática como totalmente antagónicas en su forma y contenido que no sabría decir cuál es mi favorita. Como neurótico, intento leer los libros por orden de publicación y al llevar cierto tiempo sin acudir a ellos, no puedo evitar mirar de soslayo al estante donde los tengo ordenados. Un tiempo excesivo después del anterior Los Atormentados le llega el turno a Los Hombres de la Guadaña, que es el 7º título de la serie.

Los Hombres de la Guadaña sorprende debido a que el personaje principal no es Charlie Parker sino que el foco de atención se centra en la pareja formada por sus amigos Angel y, especialmente Louis. Intercala el presente de la acción con flashbacks sobre la infancia y adolescencia de este último, en una ciudad muy racista en la que la vida de un negro no vale nada. Ciudad de la que tiene que huir a toda prisa al vengar, con 15 años y mediante un ingenioso plan, la muerte de su madre matando al causante. Pero esta huida hacia ninguna parte termina cuando sus perseguidores le localizan y Louis no duda en eliminarlos. Sin opciones, no le queda más remedio que aceptar la oferta de Gabriel, un misterioso personaje, para que pase a formar parte de su equipo de segadores, asesinos perfectamente entrenados para obedecer y ejecutar sin escrúpulos los encargos que reciben. Louis se acaba convirtiendo en el mejor de los segadores y Gabriel en su mentor.

Volviendo al presente, Louis empieza a verse acechado por uno de sus antiguos compañeros de profesión con el que tiene cuentas pendientes, que ya ha actuado contra sus propiedades e intereses como señal de advertencia. Aprovechando que les ofrecen ejecutar una venganza contra un millonario de turbios negocios que está protegido por su actual enemigo, deciden aceptar y resolver dos problemas de una sola vez. 
Al llegar a la aislada y enorme propiedad de su objectivo, se dan cuenta de que todo ha sido una trampa para que caigan en una encerrona, pasando a ser víctimas en lugar de verdugos. Aislados entre la vegetación en un paraje inaccesible por carretera, desorientados y sin comunicación con el resto de su equipo empiezan a temer lo peor al saberse cercados por sus enemigos. Cuando Parker recibe el aviso de que están en serios problemas, acude frenéticamente en su ayuda sin tener la certeza de llegar a tiempo y sin saber exactamente a dónde va ni qué hallará una vez lo encuentre.

Los Hombres de la Guadaña es un libro diferente dentro de la colección. Es claramente un spin-off centrado en la figura de Louis. Detalla su juventud y sus inicios en el callejón sin salida del crimen, buscando así mostrar las raíces de su contradictoria personalidad tan implacablemente profesional en la ejecución de su cometido como protector con sus amigos, tan despiadado con sus enemigos como leal a los suyos y a sus ideales. A través de su relación con Louis también radiografía perfectamente a Angel, escudero inseparable y que bajo su máscara de desenfado y despreocupación oculta una eterna preocupación y un constante desasosiego por la parte oscura de su compañero. 

Es fácil reconocer el estilo de John Connolly, ritmo vertiginoso que permite devorar rápidamente sus 390 páginas, intercalado de flashbacks del pasado para comprender mejor el presente, certeras descripciones de situaciones que desembocan en el inicio de la acción, personajes magistralmente trazados y toneladas de tensión y contundente violencia que acecha en cada párrafo. 

Pero claro, echamos de menos a Charlie Parker -que prácticamente no aparece hasta el último tercio de la novela- y sus conflictos internos, su afán de justicia y la perpetua lucha entre el Bien y el Mal, el encuentro con lo sobrenatural que en esta novela está totalmente ausente así como la turbiedad intrínseca del personaje, características todas ellas que nos han hecho querer al personaje.

Los Hombres de la Guadaña es un buen libro, la calidad literaria de John Connolly está fuera de toda duda, pero no deja de ser una curiosidad, una anécdota que complementa la serie y nos ayuda a entender mejor a los amigos de Parker y su compleja personalidad, a la altura del protagonista principal aunque sería un error empezar a leer los títulos de esta serie por este libro.


OTRAS RESEÑAS DEL AUTOR:
- LOS ATORMENTADOS  

- LOS AMANTES

John Connolly en la Wikipedia
John Connolly

Recomendación: 
Para quien le desconozca, seguir a John Connolly empezar la serie por el magnífico primer libro de la misma: Todo lo que muere. 
Andrea Camilleri tanto en sus novelas policíacos como las históricas sobre su querida Sicilia.

Mientras escribía esta reseña he escuchado el magnífico White Album de The Beatles (corremos el peligro de quedarnos solo con sus recopilatorios y no escuchamos discos tan brutales como éste), el cálido Disaffected de los grandísimos Piano Magic y el regular Lion del mítico Peter Murphy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario