sábado, 13 de agosto de 2016

RADIOHEAD- A MOON SHAPED POOL. Una crítica.


El pasado mes de mayo Radiohead publicó A Moon Shaped Pool su esperadísimo noveno disco. Los lanzamientos de la banda oxoniense siempre levantan expectación y más después de la sensación de decepción que dejó su anterior trabajo, The King of Limbs. No en vano Radiohead son, sin ninguna duda, el grupo más influyente del pop-rock de los últimos veinte años, nivel al que tan solo se han podido acercar tímidamente los canadienses Arcade Fire



Como empieza a ser habitual en la banda, la publicación del disco fue por sorpresa filtrándose tan solo que su productor sería el habitual Nigel Godrich y que contaría con un mayor mayor protagonismo de los arreglos de Jonny Greenwood. En tan solo una semana, anularon cuentas y publicaciones en redes sociales, lanzaron el single Burn the Witch con su vídeo correspondiente y publicaron digitalmente todo el LP.



El avance del mismo, Burn the Witch, abre A Moon Shaped Pool, una buena canción en la que el crescendo de los violines es el claro protagonista hasta acabar desquiciados en primer plano consiguiendo transmitir una atractiva tensión. Sigue con Daydreaming que quiere ser Nude (In Rainbows) solo que muchísimo más larga y desprovista de emoción, aunque la voz de Thom Yorke pugna por salvarla. Decks Dark es un tema confuso y opresivo con una letanía que la convierte en un mantra. En Desert Island Disk empezamos a tener sensación de repetición, en esta ocasión es la guitarra acústica la que acompaña la voz de Thom. A estas alturas, la sensación de linealidad empieza a ser notable. Entonces llega el turno de Ful Stop, la mejor canción del disco con diferencia, en que una base kraut provee de andamiaje y ritmo a la misma emparejándola en cierto sentido con la maravillosa Jigsaw Falling into Place o incluso con The Rip de Portishead.


A continuación Glass Eyes, otro tema intimista acompañado de unos sencillos arreglos de cuerda siendo su escasa duración su mejor virtud. El ritmo acompasado de Identikit atrae la atención, aunque sobran unos molestos coros, hasta que la guitarra de Jonny Greenwood toma el mando y logra rescatarla. Y si en este momento terminase el disco podríamos decir que es un trabajo correcto pero no es así y el trío de canciones que forman The Numbers, Present Tense y Tinker Tailor Soldier Rich Man Poor Man Beggar Man Thief le hacen perder muchos enteros. Thom Yorke recitando sobre unas canciones que se alargan innecesariamente, arreglos que por momentos recuerdan a la Bjork más despistada, presencia de coros sencillamente irritantes y una carencia de emoción que deriva en indiferencia, hecho casi desconocido en un grupo como Radiohead. Para acabar destrozan True Love Waits (canción de 1995 publicada en su versión live en el Ep I might be wrong?) con una lenta y desangelada versión a piano.



Llama la atención que la mayoría de las canciones del disco eran ya conocidas y habían sido tocadas en directo con anterioridad, y la mayoría, con mejores versiones. Como bagaje del mismo destacamos la fantástica Ful Stop y el single Burn the Witch, el resto son temas anodinos que no merecen formar parte de un grupo con un legado tan grande como Radiohead. Es destacable el siniestro perpetrado en True Love Waits al despojarla de toda intensidad y convertirla en una simple anécdota.



Gran decepción A Moon Shaped Pool, ni los tan cacareados arreglos de cuerda ni la orquestación sinfónica con presencia de coros suponen una mejora del sonido Radiohead. Todo lo contrario. Donde algunos verán intimismo, calidez y búsqueda de la esencia de las canciones nosotros solo hallamos linealidad y una creciente sensación de sopor y aburrimiento a pesar del gran esfuerzo vocal de Thom Yorke. A Moon Shaped Pool es un LP destinado a quedar en el rincón de las obras olvidadas y ya van dos seguidos, hecho éste que no hace más que engrandecer a In Rainbows su último gran trabajo y el gran infravalorado de la discografía de los ingleses, disco que no ha hecho más que ganar con el tiempo todo lo contrario de lo que sucederá con el que hemos reseñado en estas líneas.

BURN THE WITCH
DAYDREAMING
FUL STOP

A MOON SHAPED POOL EN SPOTI

2 comentarios:

  1. Cómo se ha hecho esta critica en tres sencillos pasos:
    -Una pequeña búsqueda en wikipedia para hacer la introducción
    -Escuchar el álbum un par de veces
    -Enfadarme porque no lo entiendo y decir que me aburre

    Sinceramente, no te digo que no haya críticas que hacerle al álbum, puedes echar en falta un clímax como en nude o let down, o precisamente que se cargan el propio clímax de true love waits (a favor de de la armonía del disco). Pero decir que present tense hace que el disco pierda es de delito.

    Te dejo una crítica de la rolling, en mi opinión muy acertada, de hace un par de semanas, de alguien que sí ha digerido el disco y sabe distinguir sus canciones http://www.rollingstone.com.ar/1921675-lo-nuevo-de-radiohead-un-viaje-de-placer-al-fin-de-los-tiempos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, muchas gracias por comentar.

      Después, el método en 3 pasos no se corresponde para nada con nuestro proceso.

      - Para Radiohead (uno de nuestros grupos preferidos desde sus inicios) no hace falta tirar de Wikipedia. Aunque bien es cierto que esta página es una gran herramienta de consulta, en esta ocasión no ha sido el caso.

      - 2 escuchas? En absoluto, cuando un disco no gusta o no entra es cuando más se escucha, para tratar de identificar los mótivos.

      - Crítica o entender el disco. No siempre las críticas han de coincidir, por suerte. Gracias por la de Rollimg Stone -que no había leído, en mi caso- pero que no comparto aunque, lógicamente, respeto.

      Esperamos que Radiohead nos sorprendan para bien y nos alegramos de que A Moon Shaped Pool te haya gustado más que a nosotros.

      Un abrazo

      Eliminar