jueves, 10 de noviembre de 2016

Pierre Lemaitre- Vestido de Novia. Una crítica.




Pierre Lemaitre está de moda, está claro. Uno entra en cualquier librería y se encuentra fácilmente con varios libros del autor francés. Desde que fue galardonado con el Goncourt en 2013 por Nos Vemos Allá Arriba, se han publicado apresuradamente  todos sus libros en nuestro país. Entre ellos está su segunda novela, Vestido de Novia, de la que no tenía ninguna referencia y que acepté encantado cuando me la dejaron.

La sinopsis será muy sucinta para no desvelar demasiado el argumento. Sophie Duguet cree que está trastornada. Su mente le juega malas pasadas: pierde cosas, otras aparecen en los sitios más insospechados, envía correos que no recuerda y se equivoca constantemente. Empieza a pensar seriamente que ha perdido la cordura y que está enloqueciendo a marchas forzados. Pero aunque su vida se hay convertido en un caos, asesinar a un niño de cinco años y no recordarlo, es demasiado. Tiene claro, con razón, que no tiene justificación y desesperada, huye, huye a toda prisa dejando todo atrás, dispuesta a volver a matar si es necesario para poder desaparecer.

Tras este prometedor inicio, cabe decir que la novela se divide en tres partes. En la primera el autor se sirve de Sophie para narrar  en primera persona. Utiliza frases cortas, repletas de puntos y seguidos y con mucha acción inmediata, transmitiendo en la lectura la sensación de angustia y confusión de la protagonista. Para la segunda parte, se vale de un diario mediante el que propone al lector que siga los pasos de Sophie desde que empezó a perder contacto con la realidad, parte fatigosa por su excesiva duración, siendo este el único punto negro de la novela. En la tercera, se combinan y concatenan todos los factores para poder concluir la acción.

Pierre Lemaitre es un excepcional contador de historias y en Vestido de Novia se nos revela como un poco tramposo. Juega con el lector suministrándole información en pequeñas dosis. Sus historias son como mirar un paisaje a través de una mirilla, una visión sesgada e incompleta, y conforme las páginas avanzan esta visión se vuelve panorámica y las piezas –y comportamientos de los personajes- van encajando con precisión, como un puzzle. Al igual que en Álex (de la célebre trilogía del comisario Verhoeven), el lector asiste atónito a la exhibición de atrocidades de la protagonista, sin entender causas ni motivaciones y solo con el transcurrir de las páginas podrá desvelar sus claves. Cierto que se permite licencias y que algunos giros son bastante inverosímiles pero imbuidos en la vorágine de la historia, Lemaitre logra que encajen sin chirriar demasiado. Como el mismo autor reconoce, el libro quiere homenajear a las películas de Alfred Hitchcock y en cierto modo lo consigue.

Vestido de Novia es un libro muy entretenido. Aunque no logre mantener durante toda la historia el ritmo frenético de su deslumbrante inicio, el lector intrigado devora las páginas hasta el final de la misma. En Urano sin ninguna duda reincidiremos en Pierre Lemaitre, que en poco tiempo se ha convertido en uno de nuestros autores preferidos.


Pierre Lemaitre en la Wikipedia

Recomendación: 
Pierre Lemaitre, es una de las pocas modas literarias de los últimos años que vale la pena seguir.
Mientras escribía esta reseña he escuchado el fantástico Regiones Devastadas de Blacanova, un tesoro que se descubre a base de escuchas, el bellamente siniestro Posthuman de Ash Code así como el inspirado La Fuerza Mayor de Viva Suecia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario