domingo, 17 de noviembre de 2013

César Pérez Gellida- Memento Mori. Una crítica.





Memento Mori- Novela negra Indie.



Este último verano, el periódico El País publicó una colección de novela negra a un precio irrisorio. Entre ejemplares de Andrea Camilleri, Denis Lehane o Fred Vargas me encontré con este Memento Mori de César Pérez Gellida que enseguida me llamó la atención. Posiblemente porque el autor me era totalmente desconocido así como por el título en latín. En la solapa leo que se trata del primer libro de este autor.



La acción se desarrolla en Valladolid y empieza con la aparición del cadáver de una joven ecuatoriana. Como macabra marca del asesino una extraña poesía y la mutilación de los párpados de la víctima. A partir de este momento, la entrada en escena de Ramiro Sancho, el Inspector de Homicidios encargado del caso, nos introduce en la búsqueda del psicópata.



Ante el incremento de las acciones del asesino y el transcurrir de los días sin avance en las investigaciones, las presiones políticas empiezan a inmiscuirse en el trabajo de Ramiro provocando la aparición de un experto mundial en psicópatas, Carapocha, que le ayudará en lo sucesivo en la caza y captura del asesino. Las enseñanzas del experto y la amistad que se forja entre ellos revertirán en beneficio de la investigación. De todas maneras, los resultados no aparecen, estando el asesino siempre un paso por delante de los policías, hecho que se confirma cuando alguno de los crímenes se produce en su círculo más cercano.  A partir de aquí ya no desvelaré nada más para no spoilear el desenlace de Memento Mori.



El libro es francamente recomendable debido a que el ritmo de la narración de César Pérez Gellida provoca que su lectura sea frenética y muy adictiva, haciendo que sus casi 600 páginas se desvanezcan rápidamente entre los dedos del lector. La narración está llena de diálogos, trufada de elementos tecnológicos muy actuales (Internet, Iphone, Spotify, programas de running,…) y con continuos guiños a los aficionados a la música, mayormente Indie. La temática del libro, la personalidad del asesino y la presencia continuada de la música le emparejan con una novela referencial del género  como American Psycho del gran Bret Easton Ellis.



Los personajes están muy bien trazados, especialmente los 3 principales: El inspector Ramiro; una persona honesta, amante del trabajo bien hecho y que va comprobando como poco a poco se ve superado por los acontecimiento. El asesino, Augusto, inteligente y poliédrico; atractivo, culto y con fijación por los clásicos grecorromanos, melómano, informático brillante y con una situación económica totalmente resuelta. El experto Carapocha; referente mundial en la investigación sobre psicópatas, siempre rodeado de un halo de misterio a pesar de mostrarse muy próximo. Pero no solo ellos, personajes secundarios como  Martina, Bragado o la juez Miralles adquieren mucha relevancia y están muy bien perfilados.



Destaca también la excelente descripción de las escenas de los crímenes, logrando imbuirnos totalmente en la acción. Así como que el autor no se limita a circunscribir el libro a una sucesión de cadáveres y su investigación sino que también profundiza en la historia personal de cada uno de los personajes incluso en el caso del enigmático Carapocha.



Como curiosidad, citar que los títulos de los capítulos son canciones o frases de Enrique Bunbury, tanto de su carrera en solitario o de su época con los Héroes del Silencio.



A pesar de que la lectura del libro fue francamente divertida y la consumí en un breve lapso de tiempo cabe decir que también tiene sus defectos. Tantas referencias musicales pueden llegar a hacerse un poco cansinas y la suma de tantas cualidades del asesino es excesivo, provocando que sea un personaje difícil de creer. También la aparición de algún personaje no acaba de estar demasiado justificada. Además tantas referencias a un momento determinado puede hacer que la novela envejezca mal. De todos modos, me parecen pecados veniales fruto del hecho de tratarse de un debut literario, siendo en el conjunto del libro muy superiores las virtudes a los defectos.



Al finalizar el libro me quedé perplejo, ahora ya lo he comprendido. Memento Mori es el primer libro de una trilogía llamada Versos, canciones y tro­citos de carne, de la que se acaba de publicar el segundo volumen Dies Irae (que correré a comprar en breve) y que se cerrará con Consummatum est.



Gran debut el de César Pérez Gellida, autor a seguir de cerca.


Página web de César Pérez Gellida

Recomendación: 

Su nuevo libro Dies Irae y aprovechando la referencia el maravilloso American Psycho de Bret Easton Ellis.

Mientras escribía esta reseña han sonado el sorprendente Fate de Soviet Soviet, la oda pop llamada Crimes of Passion de Crocodiles, el genial Curtains de Team Ghost, el certero Victoria Mítica de Triángulo de Amor Bizarro y el ya clásico If i had a Hi-Fi de Nada Surf.

5 comentarios:

  1. Sí, efectivamente es una trilogía, de la que se han publicado los dos primeros libros, con bastantes buenas críticas, la verdad. De hecho creo que es la primera vez que veo que le ponen algún "pero" a Memento mori :D Que está bien también comentar los "peros", a mi me sirven para no idealizar tanto un libro ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón en que es una trilogía... ceporro de mí. Al menos de esta manera no me contamino con ideas predipuestas antes de empezar un libro.

    El libro me parece muy bueno y, especialmente, muy adictivo pero si tiene algún defectillo (a mi entender) no veo por qué no se ha de decir.

    No tenéis la impresión de que en los medios, por ejemplo Fotogramas- MondoSonoro-...., siempre sobran estrellitas o la puntuación es demasiado alta y luego al verlo-escucharlo-leerlo te llevas una pequeña decepción.

    De todas maneras la impresión de cada uno es la suya propio (bonita manera de no decir nada) y lo que para mí es excesivo para otro será genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Veo que le has hecho justo la misma asociación que yo, American Psyco, además fue directa a medida que iba leyendo la historia.
    En conjunto es un libro muy entretenido y rápido que busca la sorpresa en el lector.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ostras, me encanta que coincidas conmigo en la similitud con Bret Easton Ellis. Últimamente estoy viendo cuñas publicitarias hablando de César Pérez Gellida como el nuevo Stieg Larsson cuando no me lo recuerda en nada, estrategia de vendedor lo calificaría.

    El personaje de Augusto tiene unos referentes clarísimos en Patrick Bateman o al menos fue mi impresión, pero fue tan evidente que me extraña no haber visto más en los medios esta referencia.

    Como has leído el libro lo devoré.

    Gracias por tu comentario, me has puesto contento.

    ResponderEliminar
  5. Como no identificar la música, la pulcritud, lo metódico hasta extremos casi patológicos... era inevitable :-)
    Terminé el segundo hace poco

    ResponderEliminar