jueves, 30 de noviembre de 2017

Renaldo & Clara- Fent Amics

Lleida és petita i el més habitual serà trobar-se, diuen. Encara i així, el món és gran i les casualitats no existeixen. De tota manera els complements circumstancials de lloc són simple i necessàriament això, complements. Lo realment important continua sent una altra cosa, força més etèrea i alhora determinada. El destí, quina gran fal.làcia.


M'hi acostumo igual que quan no hi ha altra opció que acostumar-se 
Lleida és petita i el més habitual serà trobar-se
 Varis intents d'esquivar-se 
No hi ha gaire bars on deixar-se caure.
 Em puc estar entre l'espasa i la paret el temps que calgui 
El lloc estret que hi queda és suficient per cabre-hi 
Deixo d'estar confortable 
Quan arriba el so d'aquell accent que gasta. 
No se m'acut què contestar-li
 És massa tard per concentrar-se 
Més bé s'expliquen les mirades 
Sense compliments. 
El panorama és trist i són tristes les seves paraules 
El seu parlar em fa pensar en les poques ganes d'escoltar-les 
Hagués hagut d'amagar-me
 És l'única manera de salvar-me'n.
 No se m'acut que contestar-li 
És massa tard per concentrar-se 
Més bé s'expliquen les mirades 
Sense compliments.


miércoles, 22 de noviembre de 2017

Desperate Journalist- Grow Up. Una crítica.


El disco debut de Desperate Journalist, de homónimo título, fue una de las agradables sorpresas de 2015 gracias a un conjunto de buenas canciones de ritmos tanto jangle pop como post-punk, claramente marcadas por la forma de cantar de Jo Bevan. A pesar de ello, su repercusión fue ciertamente limitada sin lograr salir del reducto de los seguidores de estos estilos.

Para su segundo trabajo, Grow Up, en el que utilizan una bonita foto de la vocalista en edad adolescente para su portada, han optado por una línea continuista respecto al anterior, optando por temas directos y contundentes especialmente en su primera mitad, en una secuencia de trallazos rítmicos y efectivos como la majestuosa Hollow, Resolution, Be Kind y All Over, destacando que los tres temas iniciales son curiosamente los tres primeros singles extraídos del LP. Conceden un ligero reposo en la delicada Purple para volver a la carga con el pop frenético de Why are you so boring con su contagioso estribillo, seguida de la apocalíptica Lacking in your love en la que la cantante se desgañita entre un muro de distorsión. En los últimos temas, el nivel decae un poco a excepción de la vibrante Oh Nina, dejando para el final Radiating, con un piano como protagonista y que por su tono relajado e intimista es la clara excepción en un acelerado disco.

Desperate Journalist reinciden en su sonido oscilante entre el post-punk (destacando especialmente Hollow y Lacking in your love) y el jangle pop de la mayoría del resto de canciones. La similitud con The Smiths sigue siendo más que evidente tanto en la manera de cantar de Jo Bevan, que la empareja claramente con Morrissey, como por guitarra y bajo que recuerdan a Johnny Marr y Andy Rourke (la voz femenina también rememora a The Organ en el monumental Grab that gun o incluso a los Echobelly de su buena época, la inicial). La producción de la misma banda junto con Keith TOTP dota de una mayor contundencia a las canciones al darle más protagonismo y volumen a un bajo poderoso y omnipresente y a una batería rotunda -como ejemplo, el inicio de Hollow llega a recordar a la monumental A Hundred Years de The Cure- que redunda en una base rítmica potente y compacta sobre los que sobrevuelan vertiginosos riffs de guitarra, siendo recomendable escuchar el LP a volumen elevado. 

Como dice el tópico, Desperate Journalist tenían ante sí el reto del segundo disco y con Grow Up salen airosos. Definen su sonido y lo mejoran y potencian. Entregan un disco fresco, disfrutable y con grandes canciones, haciéndonos albergar esperanzas de futuros trabajos espléndidos dentro del espectro musical elegido. 

 HOLLOW

RESOLUTION

WHY ARE YOU SO BORING

Grow Up en Spoti


viernes, 17 de noviembre de 2017

Sebastià Bennasar- On mai no creix l'herba



Hace tiempo que tenía ganas de leer a Sebastià Bennasar. El escritor mallorquín tiene una consolidada trayectoria literaria, con alrededor de treinta títulos publicados, y ha logrado hacerse un nombre en nuestras letras destacando especialmente como autor y estudioso de novela negra. En la última expedición a la biblioteca localicé uno de sus últimas obras -On mai no creix l’herba- y no dudé ni un instante en llevármela a casa.

La acción del libro se centra en el barcelonés barrio de La Verneda. Entre sus calles transcurren las tramas principales que recorren sus páginas: las andanzas de Ariadna y su banda, un grupo de jóvenes que controlan el narcotráfico y la pequeña delincuencia en el barrio; el odio y resentimiento de un empresario caído en desgracia que se convierte en asesino de metereólogos de TV3 así como los planes de un grupo de neonazis que planean atacar al corazón de la simbología catalana para así dañar al independentismo catalán. Todo esto enmarcado en los días posteriores a la celebración del 11 de Septiembre, Diada Nacional de Catalunya, con frecuentes referencias al estado de efervescencia del nacionalismo catalán.

On mai no creix l’herba es un libro corto, de escasas ciento ochenta páginas divididas en cuarenta capítulos. Capítulos que son fogonazos debido a su brevedad (la mayoría de dos o tres páginas) con lo que el escritor consigue enganchar con facilidad al lector gracias a regalarle una sensación de impacto, de acción continuada y expectación ante lo que acontecerá. A esta sensación ayuda decididamente un lenguaje muy ágil y con muy escasas descripciones siendo un libro muy fácil de leer. Las tres tramas son originales, con un punto de partida atractivo y están bien desarrolladas –y por momentos dotadas de un cierto humor corrosivo-, llegando a entrecruzarse los movimientos de algunos de los protagonistas durante el transcurrir de la historia. Al ser una novela corta y frenética, los personajes tienen mucha importancia y es digno de destacar como Benassar consigue contagiar el cariño que siente hacia Ariadna y los integrantes de su grupo, al convertirla en una especie de líder de los desfavorecidos para darles un futuro mejor, mientras ocurre todo lo contrario con los neonazis que salen reflejados como los gorilas enfermos que realmente son. El libro se devora con rapidez y agrado, pero su estructura de minicapítulos provoca una cierta falta de empaque en la composición de algunos de los personajes, que acusan carencias en las motivaciones de sus comportamientos, llegando a lastrar el conjunto por un exceso de liviandad, de falta de anclaje, lo que provoca que a pesar de que su lectura se disfrute adolezca de falta de profundidad. 

On mai no creix l’herba me ha parecido un libro muy entretenido y bien escrito. Un buen acercamiento a la obra de Sebastià Bennasar dentro de la novela negra no exenta de crítica social y aderezada con un humor inteligente y punzante, aunque lo cierto es que tengo ganas de clavarle el diente a algún título suyo con mayor enjundia.


Sebastià Bennasar en la Viquipèdia









Sebastià Bennasar


Recomendación: 

Como digo un poco más arriba, reincidir en el autor.
Recurrir a la magnífica colección crims.cat para descubrir cercanos autores de novela negra.




Mientras escribía esta reseña he escuchado Relatives in Descent de los muy originales Protomartyr así com el enorme Love and Regret de los inexplicablemente desconocidos The Cold Showers.



sábado, 11 de noviembre de 2017

John Connolly- Los Amantes. Una crítica




Me gusta la forma de escribir de John Connolly y me apasiona la serie del detective Charlie “Bird” Parker. El hecho tener en casa casi toda la colección –comprada en la añorada Librería Negra y Criminal- siempre posibilita el ir avanzando en su lectura. A pesar de ello, ya hacía más de un año que terminé el anterior cuando me puse a leer Los Amantes, el octavo de la serie (leídos por orden numérico, lógicamente).

En él nos encontramos a un Charlie Parker con la licencia de investigador suspendida y que ocupa su tiempo trabajando como encargado en un bar, el Great Lost Bar. Ahora que tiene tiempo y, tal y como avanza en el prólogo, va a dedicarse a intentar averiguar qué impulsó a su padre, un honrado y equilibrado policía y padre de familia, a matar a tiros sin motivo aparente a una pareja de jóvenes desarmados, suicidándose posteriormente dejando atrás a su esposa y un hijo de pocos años.

Los encuentros con antiguos compañeros de su padre en el cuerpo le aportan poca luz y añaden una molesta sensación de muro, de ocultamiento por su parte. Mientras tanto, se presenta en su trabajo Mickey Wallace, escritor especializado en temas morbosos con gran repercusión en ventas, que está decidido a escribir un libro explicando la historia de Parker y los extraños casos en los que se ha visto involucrado, al que Bird echa de mala manera. Además, por diferentes estados del país se descubren asesinatos en que los autores han dejado una extraña inscripción como marca. Al ir descubriendo nueva información sobre su padre, Charlie Parker empieza a preguntarse si estos asesinatos rituales no tendrán que ver con él a pesar de los años transcurridos mientras viejas presencias vuelven a hacer aparición.

En Los Amantes, John Connolly se centra en el personaje de Will Parker  y conforme se adentra en él, consigue alumbrarnos sobre los orígenes de su hijo Charlie y resolver alguna de las incógnitas que planeaban sobre él aunque, acaso alguien lo dudaba?, no dejan de plantearse otras nuevas. También vuelven a tener protagonismo elementos sobrenaturales que habían quedado algo aparcadas en las entregas anteriores. 

Como no puede ser de otra manera, se reconocen fácilmente las características comunes de la serie: los conflictos internos y la lucha permanente de Charlie Parker contra el Mal y la atracción de éste hacia el protagonista, violencia soterrada que se desborda con facilidad y turbias relaciones personales que esconden una importante barniz ponzoñoso. Como es habitual, la novela ofrece un gran ritmo y una elevada tensión narrativa. John Connolly vuelve a dar muestra de una prodigiosa capacidad narrativa, situando parte de la trama en los años sesenta -explicando el compañerismo del cuerpo de policía-, encajándola perfectamente con el presente sin chirridos ni estridencias. Sus personajes, poderosos y complejos, poseen muchos matices y están excelentemente trazados. Durante la narración desarrolla diferentes hilos o tramas diferenciadas, en tiempo y espacio, que acaban confluyendo como piezas en un puzzle y sin dejar de sorprender al lector. 

Los Amantes es otra entrega brillante que refuerza mi convencida adhesión a la serie de Charlie Parker y la admiración hacia John Connolly, un gran escritor, que siempre ofrece historias turbias de lectura tan exigente como gratificante.



OTRAS RESEÑAS DEL AUTOR:

John Connolly en la Wikipedia
John Connolly

Recomendación: 
La serie Charlie Parker y empezar por el primer título de la misma: Todo lo que muere.
Puestos a recomendar, mi otro autor preferido en este género: Andrea Camilleri con la serie de Salvo Montalbano.
Mientras escribía esta reseña he escuchado Patrones de Fuerza de Maronda, otro aldabonazo en su carrera. La joya llamada Foreverland de The Divine Comedy y el divertido Different Creatures de Circa Waves.