miércoles, 15 de enero de 2020

PORTRAYAL - LOST SOULS


Hace tiempo que no despierto llorando lágrimas de óxido. No hay salida y no, no eras tú (aunque no pretendo utilizar el ridículo nososvossoyo, porque sería insultarte). Ahora la niebla implacable alarga su húmedo y gélido brazo metalizando tus ilusiones, sueños y expectativas.

El fantasma de los días no venideros asiste al desfile de almas perdidas alimentando el saco de las esperanzas baldías y las ilusiones malogradas. Nadie dijo que fuese fácil, ni entonces ni ahora. Hasta dónde puede llegar la profundidad del vacío?. Te escudas en la ingravidez tras la máscara de maquillaje. Coges su mano engañándote, tratando de olvidar que no hay nadie cerca. Quise estar presente, pero no pudo ser.


You could turn this all to dust
Suffocation sold to rust
There's no way out for us

They never take, never turn, never never run
In the hollows where the devil takes another gun
They're falling out of love

And you save the lost souls and the
broken hearts from all their trouble times
And you save the lost souls and the
broken hearts from all their trouble times
When no-one's around

You could turn this all to dust
Separation sold for lust
There's no way out for us

They never break, never learn, never never run
All the horrors that the devil makes without a sun
There's no way out alone

And you save the lost souls and the
broken hearts from all their trouble times
And you save the lost souls and the
broken hearts from all their trouble times
When no-one's around

 

miércoles, 8 de enero de 2020

PAUL PEN - EL AVISO, Una crítica

Al acabar la última lectura y llegado el momento mágico de elegir el siguiente libro, reparé en el estante donde tengo la colección La Mejor Novela en Habla Hispana que lanzó hace varios años El País. Allí, agazapado entre Francisco González Ledesma y Andreu Martín, me llamó la atención el nombre de Paul Pen y su novela El Aviso. Elección realizada.

La acción transcurre en Arenas de la Despernada, un pueblo de la sierra de Madrid que se ha convertido en una urbanización de urbanizaciones casi con un ecosistema propio. Allí vive Aarón que trabaja en una farmacia y ronda la treintena. Acaba de romper con su novia de toda la vida y está abatido, tanto que su amigo David se ofrece a llevar en su nombre unas medicinas al Open, el bar-tienda abierto por un americano instalado en el pueblo hace muchos años. Un recado intrascendente se convierte en un drama al producirse un atraco en el Open, en el que David resulta gravemente herido, debatiéndose en coma entre la vida y la muerte. A causa de ello, Aarón, reconcomido por un insondable sentido de la culpabilidad, se obsesiona con el atraco e investiga sobre la leyenda del bar del americano, descubriendo que al largo de los años se han producido en ese mismo local diferentes atracos con varios muertos. Como más profundiza en los hechos, más conexiones encuentra entre todos ellos, empezando a intuir más que a vislumbrar un patrón reconocible. Será cierto o realmente estará enloqueciendo como empiezan a pensar sus allegados?.

Seis años después, es el primer día de colegio de Leo, un niño de ocho años. Primer día de colegio y de infierno. No encaja con sus compañeros y sufre bullying. Así, tristemente, transcurre el curso. En verano, revisando la mochila, Leo encuentra en ella una carta. Al leerla se queda paralizado. La carta es un aviso, una advertencia tan firme como macabra; no debe ir a la tienda del americano en una fecha concreta, podría ser el lugar y día de su muerte.

Como deja ver esta sinopsis, el libro sigue una estructura de 2 personajes principales en 2 momentos diferentes del tiempo (Aarón y Leo, lógicamente). Aunque esté integrada en una colección de novela negra es claramente un thriller de intriga. Y es en la generación de esta intriga donde Paul Pen se luce: las 2 historias son muy atractivas y con vasos comunicantes entre ambas. Conforme Aaron avanza en la oscuridad más alumbra la historia de Leo. El autor dota a la historia de ritmo y tensión, logrando transmitir al lector inquietud, incertidumbre, e incluso una angustia creciente al vislumbrar como la negra sombra de un destino funesto empieza a cernirse sobre el niño, provocando que se devoren las páginas del libro esperanzados en que los protagonistas puedan vencer la infalibilidad del patrón. En esta búsqueda de la fórmula mágica en la página salvadora, la lectura se vuelve tan trepidante como adictiva. Y sí, el escritor se toma alguna licencia, pero el conjunto encaja a la perfección, sin chirridos ni estridencias. 

La novela no se ciñe solo a la trama principal, sino que también subyacen diferentes aspectos de nuestra sociedad. Hay una clara denuncia del bullying en la escuela; tan irracional como prematuro y provocado por cualquier motivo ligeramente diferenciador convirtiendo la vida del marginado en un infierno. También el autor pone el dedo en la llaga en la educación que recibe el niño, con unos padres distanciados (que ni se dan cuenta del acoso que sufre) y que ni le escuchan cuando le preguntan, confiando ciegamente en cualquiera antes que en él. Además, incide en el tan manido: tras la perfecta armonía de las fachadas repetidas de las urbanizaciones se esconden putrefacciones bien enraizadas que tanto hemos podido ver en las películas norteamericanas.

El Aviso me ha descubierto a un escritor muy interesante, Paul Pen, que logra engarzar una adictiva historia en una misma localización, en dos tiempos diferentes, en que todas las piezas encajan perfectamente, manteniendo el interés en todo momento, consiguiendo una lectura vibrante y muy entretenida. Teniendo en cuenta que El Aviso fue su primera novela los elogios aún adquieren una mayor relevancia. Por último, resaltar que la novela, publicada en 2011, obtuvo una cierta repercusión, más que merecida, y que fue adaptada al cine por Daniel Calparsoro, aunque las críticas recibidas por la película no han sido demasiado entusiastas.


Paul Pen en la Wikipedia

Recomendación: 
Leer las otras 3 novelas de Paul Pen: El brillo de las luciérnagas, La casa entre los cactus y Un matrimonio perfecto.

Mientras escribía esta reseña he disfrutado del exuberante Aniquilación de Los Punsetes, el sorprendente EP Olimpia de Confeti y Dinamita así como el deslumbrante Misery is a Butterfly de Blonde Redhead.  

sábado, 4 de enero de 2020

DAVID TRUEBA - EL RIO BAJA SUCIO. Una crítica

David Trueba es claramente uno de mis escritores preferidos. Sus tres primeros libros son magníficos y, especialmente, los dos iniciales – Abierto toda la Noche y Cuatro Amigos – los he recomendado encarecidamente muchas veces. A pesar de esta predilección todavía no he leído su anterior novela, Tierra de Campos (ese regalo que nunca llegó). Por todo ello, solo publicarse su última obra El Río Baja Sucio aproveché egoístamente para autoregalarmela por mi aniversario.

Como cada Semana Santa, Tom, un adolescente de casi catorce años, va con su madre a pasar las vacaciones a una urbanización situada en un pueblecito de la sierra madrileña. Allí se encuentra con su amigo Martín acompañado de su hermana, su madre y su pareja. Como ambas madres son amigas desde pequeñas, los chicos están juntos todo el día dedicándose a ir en bicicleta, hacer excursiones al río y jugar a lo que les apetece. Al tener Martín el móvil confiscado, la sensación de aislamiento es aún mayor.

Así, entre juegos y distracciones, transcurren los días de la semana hasta que conocen a El Ros, el habitante de la que anteriormente fue la mejor casa de la urbanización (que por cierto conoció tiempo mucho mejores empezando por el río en que anteriormente se bañaban sus madres y ahora está totalmente contaminado por los vertidos de las industrias de la zona). El hecho de que El Ros acabe de salir de la prisión y quiera rehabilitar su deteriorada casa da una nueva dimensión a las aventuras de los chicos. 

El libro es corto y se lee rápido. En la edición de Siruela tiene 190 páginas divididas en 9 capítulos, uno por cada día de la semana y con tipografía grande. Los temas que pretende reflejar el autor podrían ser: la importancia de las vivencias de la adolescencia que acaban de configurar la personalidad del adulto; el deterioro de la naturaleza en contacto con el hombre, manifestado en el total deterioro del río y también, el ansia de los políticos en buscar el pelotazo para solucionar todos los problemas sin importar las consecuencias que provoque.


El Río Baja Sucio puede recordar a una obra mayor como es El Camino de Miguel Delibes. Me refiero al entorno y a la edad de los personajes. Pero ahí acaban las similitudes y empiezan los problemas para la novela de David Trueba; la trama es débil y le falta ritmo siendo un mero deambular por los días de la semana, las aventuras de los chicos son insustanciales y acusan falta de enjundia como para revelarse cruciales (Roque Moñigo y El Mochuelo están a años luz de Tom y Martín), y para rematar da una cierta sensación de final precipitado, como si tuviese que pasar algo importante para terminar las vacaciones y, como metáfora, la infancia de los protagonistas. 

El Río Baja Sucio es un libro de fácil lectura, demasiado fácil incluso para adolescentes, y se despacha en un rato largo, aunque tanta accesibilidad provoca que se olvide con la misma rapidez. Ante esta decepción, echamos de menos a un David Trueba narrando historias con mayor sustancia.


OTRAS RESEÑAS DEL AUTOR:


David Trueba en la Wikipedia

Recomendación: 
Abierto Toda la Noche y Cuatro Amigos, os suena?.
Confiar siempre en David Trueba. Volverá a publicar grandes novelas

Mientras escribía esta reseña he disfrutado del magnífico electro dark de Infrarouge de Minuit Machine así como del encantador jangle de Pastel Coast en su disco Hovercraft.