martes, 31 de marzo de 2020

SALVADOR TÓXICO (con LA BIEN QUERIDA) - EL GRAN VOLCÁN


Mirarte, contemplarte, pupilas dilatadas, anhelo, manos que se buscan, se encuentran. El ansia, ahora lo sé, hambrienta e insaciable. No es solo un buen título. Son tus ojos. Eres tú. Busco cualquier razón, encuentras todos los momentos. Labios marcados. Maratoniano baile de cuerpos incandescentes. Magma desbordante que respira agitadamente para enfriarse, juntos y cerca. El gran volcán.  



Tú, me has enseñado a converitr el agua en vino
me has refugiado en un andén desconocido
me has dado alas y un cordón atado al mío
me has dado electricidad
me he vuelto a erizar

Yo, que me he quitado el pantalón nada más verte
que he trasnochado entre tus sábanas y dientes
a estas alturas debería usar la mente
no hacer el muerto en el mar
pensar en nadar 

Una maratón, todo el día follando, 
bebiendo y fumando sin control
siempre pegado a ti, y te voy respirando, 
besando y penetrando tu corazón 

Sé que si das algo es porque lo esperas por veinte
que si apagas la luz sólo tú puedes verme
y aunque me buscas no termino de entenderte
chocan con la realidad todas tus palabras

    Yo, intento disfrutar de todo lo que cuentas
pero olividamos que el viento sopla en la puerta
así que terminemos ya con ésta historia
no sin antes consumir lo que queda aquí 
     
Solo somos 2 cuerpos incandescentes
que necesitan verse para bajar 
la temperatura
Y nos vamos fundiendo
en un abrazo eterno y el gran volcán
El gran volcán


sábado, 28 de marzo de 2020

GEORGE PELECANOS - DRAMA CITY. Una crítica

Hace ya varios años compré Drama City de George Pelecanos siguiendo la recomendación del librero. Lo que yo no sabía entonces es que George Pelecanos fue guionista de The Wire y Treme (series por otra parte, excelentes). Al enterarme de ello, salió a flote mi creciente aversión a las modas y a los picos de popularidad, estimulada debidamente por una muy televisiva y -¿por qué no decirlo?- horrible portada del libro. Eso provocó su olvido durante unos cuantos años hasta que el otro día reparé en él de nuevo y tuve claro que había llegado el momento de leerlo.

Lorenzo Brown acaba de salir de la prisión, en libertad condicional, tras 8 años en ella. No quiere volver a ingresar y persevera trabajando en la Sociedad Protectora de Animales recorriendo las calles inspeccionando el maltrato animal. Su agente de la condicional, Rachel López, eficaz y eficiente de día, trata de llenar su vacío interior en noches repletas de alcohol y sexo con desconocidos a los que no quiere volver a ver.

Ambos habitan en DC y desarrollan su labor en calles peligrosas. Cuando la tensión se incremente en ellas por una guerra de mafias, su vida y sus firmes propósitos se ven amenazados. Podrán ambos, principalmente Lorenzo, resistir el empuje de la fuerza centrífuga del conflicto y conseguirán evitar recaer al ver amenazados los principios sobre los que quiere fundamentar su futuro?.  

A través de la cotidianeidad de ambos, George Pelecanos nos pasea por ghettos y barrios conflictivos y lo hace con eficacia, utilizando un lenguaje ágil y muy visual (clara herencia de su oficio de guionista), mientras ensambla con naturalidad tramas y subtramas perfectamente ambientadas aunque bien es cierto que la primera mitad acusa falta de cierta fluidez y mejora mucho en la segunda. Los personajes están bien trazados y definidos pero acusan cierta simpleza. De todos modos, el personaje principal no es ni Lorenzo ni Rachel sino que el verdadero protagonista es DC. Puedes llamarlo DC o Washington DC o lo que quieras, pero el acrónimo realmente significa Drama City. Una ciudad que la única oportunidad que ofrece a sus jóvenes de clase baja es vender droga por las esquinas desde la adolescencia. Si tienen suerte y progresan podrán ser recaudadores y, si son lo suficientemente despiadados, llegarán a escalar puestos, ganarán la confianza de sus jefes y pasarán a ser sus ejecutores; los que mantienen el orden mediante la amenaza y el castigo, preparados y dispuestos para estar en primera fila en caso de guerra de bandas. Aunque claro, la carrera es corta y, en la mayoría de los casos, la muerte acecha siendo una suerte que lleguen a la veintena. Es la única opción? evidentemente no. Pero es muy difícil luchar contra la tentación de ganar dinero, llevar buena ropa, conseguir deportivos y poder alardear de todo ello con la única formación y requisito de ser el más duro de todos. 

Drama City es una ciudad que sacrifica a parte de su juventud para mantener el descomunal negocio de la droga (o el juego, o la prostitución, o cualquiera que se quiera imaginar. Siendo esto lo que el escritor realmente nos quiere mostrar, el verdadero tema de la novela) cambiando los jefes de las organizaciones, pero no el destino de sus convencidos y entregados soldados que, a pesar de lo que ellos creen, no son más que carne de cañón con el reloj descontando desde el mismo momento en que pisan sus calles. Ante esto, en las páginas de Drama City subyace una pátina de pesimismo y desesperanza, aunque también deja un pequeño margen para que los rayos de sol atisben entre la tupida capa de nubes. Dicen que la novela negra tiene que denunciar los defectos de la sociedad; si esto es así, entonces estamos ante una novela no negra sino negrísima.

Drama City de George Pelecanos me ha parecido una historia ágil y entretenida, especialmente en su segunda mitad. Refleja la dureza de las calles de las grandes ciudades azotadas por el negocio del tráfico de drogas y la dificultad de revertir el poder de sus mafias. Las críticas le comparan con grandes monstruos como Elmore Leonard o James Ellroy. En mi opinión todavía queda lejos aunque en posteriores lecturas comprobaremos si se les va acercando.

George Pelcanos en la Wikipedia

Recomendación: 
Queda't a casa! Quédate en casa! Stay At Home! y lee.
Profundizar en la obra de George Pelecanos.

Mientras escribía esta reseña he gozado con el inmenso Notre Silence de Michel Cloup, también con la belleza sintética de los suecos The Radio Dept. y su Ruuning Out of Love así como con el extraño atractivo de Blue de Cerulean Veins.

viernes, 20 de marzo de 2020

DARYL GREGORY - LA EXTRAORDINARIA FAMILIA TELEMACUS - L'EXTRAORDINÀRIA FAMÍLIA TELEMACUS. Una crítica



Desde hace tiempo tenía por casa La Extraordinaria Familia Telemacus de Daryl Gregory. Un libro que la verdad no recuerdo cuando ni por qué lo compré, aunque cada vez que veía su preciosa y llamativa portada (en mi caso, en la edición en catalán de La Campana) me entraban ganas de leerlo. En el último mágico momento de elegir lectura, los atractivos cuadros de la tapa me miraron y tuve clara la elección.

Matty Telemacus es un adolescente de catorce años que un buen día descubre accidentalmente que puede salir de su cuerpo y realizar viajes astrales. No debería extrañarle dado que pertenece a la Extraordinaria Familia Telemacus, en la que todos sus integrantes tienen poderes.

El cabeza de familia, Teddy, es un fantástico prestidigitador. Sus tres hijos: Irene (madre de Matty), Frankie y Buddy pueden, respectivamente, detectar las mentiras, mover objetos y ver el futuro. Aunque quien realmente tenía poderes extraordinarios era la abuela Mo, pero una enfermedad se la llevó hace ya muchos años. Podían haber sido una leyenda, los más grandes ilusionistas, pero una desafortunadísima actuación televisiva acabó con su prestigio y algunas décadas después aún no han conseguido levantarlo. De hecho, los tres hermanos, distanciados entre ellos, son incapaces de salir airosos de su existencia cotidiana. Podrá Matty con sus recién descubiertos poderes prestigiar de nuevo el nombre de la familia y de paso cerrar viejas heridas volviendo a unirlos?.

Tras esta sinopsis se esconden muchas cosas; el despertar a la adolescencia de un chico de 14 años; la complejidad de las relaciones a distancia y el sacrificio que puede suponer para uno de los dos si acaba cristalizando, ya que debe dejar atrás su actual vida, pero sobre todo, de lo que nos habla es de la dificultad de vivir siendo diferente y del escollo en la autoaceptación de esta diferencia.

A pesar del párrafo anterior, que nadie piense que La Extraordinaria Familia Telemacus busca trascender ya que el tono de la novela es ligero y para nada pretencioso. Creo que Daryl Gregory pretendía crear una historia simpática y divertida y por momentos lo consigue, aunque el hecho de que su estructura consista en dar voz a todos sus personajes (y son muchos, solo de la familia contamos siete) explicándonos sus propias aventuras -desventuras, mejor dicho- y de que no estén claros los protagonistas principales y los secundarios (bueno sí, siete personajes clave…) provoca una clara sensación de dispersión ya que a las subtramas les cuesta ensamblarse naturalmente en una trama principal. Esta trama principal es endeble y no acaba de definirse; podría ser algo tan simple como que es una familia en que sus miembros tienen poderes, aunque esto sería más bien un punto de partida. Hacia el final de la historia nos damos cuenta de que la novela es tan tramposa como Teddy, el cabeza de familia, ya que percibimos como el escritor ha utilizado trucos, juegos de espejos y toda la imaginería posible durante la narración. 

Es La Extraordinaria Familia Telemacus una pérdida de tiempo? No, tampoco es eso. El planteamiento es interesante y cuenta con personajes atractivos, aunque se ve perjudicada por la falta de un sólido andamiaje que consiga vertebrarla adecuadamente, acusando una cierta falta de densidad, y al terminar la lectura uno no puede evitar pensar que 600 páginas son demasiadas para lo que ofrece. 


Daryl Gregory en la Wikipedia

Recomendación: 
Queda't a casa! Quédate en casa! Stay At Home! y lee.
Mientras escribía esta reseña he gozado con el magnífico A Primitive Trinitas de Iamnoone, el impactante Blue de Cerulean Veins así como rescaté del baúl del olvida la joya llamada Hulahop de Mercromina. 

jueves, 12 de marzo de 2020

Let's Festival: Las Novias y New Model Army 07/03/20

El sábado 7 de marzo el Let’s Festival, junto con la promotora Eclipse Group, ofrecía uno de sus cabezas de cartel: New Model Army en su gira 40th Anniversary, acompañados de unos teloneros tan de culto como la banda zaragozana Las Novias.

Al salir estos últimos al escenario, la sala ya presentaba un buen aspecto quedando claro que el público no solo había venido a ver los británicos. Empezaron con Invicto, el tema que da título a su último álbum de estudio, y Subtitulado. Tras este par de temas, Toño anuncia que van a empezar a meterle brasa; la espléndida Hypnos, la atmosférica y muy disintegration La Bóveda Hundida de las Retinas y la contundente El León Enjaulado constataron sus palabras. A destacar el buen estado de forma de la banda, tanto por la voz de Toño como por las guitarras y su pétrea base rítmica, que continúa tantos años después hermanándoles con el hard-rock de los mejores The Cult.


La parte final empezó con un momento emotivo en la intro de El Sol dentro de ti, seguida por el atronador bajo funkie de No y la presentación de una canción nueva, LF, en la que quieren hacer un homenaje a su juventud y, por ende, a sus orígenes. Por cierto, aprovecharon que el día siguiente era el reivindicativo 8M para dedicarla a las mujeres y reclamando el final de la discriminación de género. 

Y con la novedosa LF terminaron su actuación, 40 minutos que se nos hicieron cortos, muy cortos. Las Novias convencieron a sus seguidores y llamaron positivamente la atención de quien había venido por New Model Army.

New Model Army; 40 años de carrera en los que han lanzado 15 discos de estudio, varios de ellos magníficos. Incluso el último From Here, que presentan en esta gira mantiene más que dignamente el nivel. Podrían hacer como otros y girar con un permanente grandes éxitos, pero esto no va con la banda de Bradford y no dudan en tocar temas tanto de su último disco como de la mayoría de ellos.   

Tiempo de cambio de escenario, cervezas de rigor, expectación y calor creciente, muchísimas camisetas de NMA -y no solo de esta gira- y la Salamandra llena para cuando se levanta el telón dejando ver a Justin Sullivan solo en el escenario con su guitarra eléctrica, empezando a atacar arrolladoramente el himno No Rest sumándose poco a poco el resto de los músicos a la interpretación. Siguieron con las densos e imbricadas Never Arriving y The Weather, del último From Here. En The Charge y sus hipnóticos coros empezaron los pogos de un público entregadísimo. Con el principio a capella de 51st State constatamos el magnífico estado vocal de Justin Sullivan que iba soltando alegatos desde la tierra del Brexit y la sumisión del Reino Unido ante USA. En Stormclouds, cambio generalizado de instrumentos ocupando el bajista Ceri Monger los tambores, para reforzar la percusión y darle el aire tribal que el tema requiere. Ligero descanso en Island y Born Feral, otra vez con dobladas e hipnóticas percusiones, Over the Wire y la bellísima Winter -que da título a su destacable penúltimo disco-. 

Después de esta secuencia de temas más reposados, nos preparan para lo que vendrá caldeando el ambiente con el estribillo casi pop de Where I Am, seguida por una arrebatadora Purity que convierte la sala en un karaoke con todo el público cantando a grito pelado “This purity is a lie”. Nivel de intensidad ascendente con el folk electrificado de Green and Grey (y las memorables caras de felicidad de los asistentes cantando). Si tras estos dos monumentos hechos canción enlazan con Stupid Questions, la fiesta está más que garantizada. Ya hace un buen rato que el pogo se ha apropiado de las primeras filas (por cierto, hacer pogos sin camiseta es asqueroso, una guarrada. No te hace más hombre, te convierte en un cerdo. ¿Por qué tengo que aguantar tu sudor, babosa inmunda?). La fábrica de himnos ya no acepta parones y para el último tema todavía logran incrementar la velocidad con la bélica Here Comes the War llevando al público al paroxismo de puño en alto. 

Parón para recuperar oxígeno, recomponer las diezmadas primeras filas y pedir incansablemente los ansiados bises. Justin no se hace esperar demasiado y acomete en solitario la mítica Vagabonds acompañado por el público coreando los violines. Con la banda al completo interpretan la trepidante Poison Street que sirve de puente para llegar al final del concierto con la esperadísima I Love the World (5º rescate del descomunal Thunder and Consolation) que convierte la sala en una fiesta, un desparrame, una misa pagana oficiada por el predicador Justin y sus New Model Army ante unos asistentes totalmente entregados con sus bailes y pogos desde hace muchos minutos, pilars de tres incluídos. Ante la insistencia y el griterío vuelven a salir para premiarnos con la frenética e infecciosa Betcha (desde su primer disco, el lejano Vengeance) prolongando durante dos minutos y medio el frenesí de los asistentes. 

Solo había que mirar las caras de felicidad del público para ser conscientes del enorme concierto que nos ofrecieron New Model Army. Justin Sullivan ha demostrado que, aparte de estar muy en forma, es un tipo inteligente, se ha rodeado de músicos jóvenes y efectivos para poder conmemorar los 40 años de carrera de NMA, con un repertorio compuesto por un ramillete de temas mayúsculos que distribuye más que acertadamente en el setlist, ofreciendo un espectáculo memorable. Gran noche la que nos ofrecieron ambas bandas.


miércoles, 5 de febrero de 2020

SAMUEL BENCHETRIT - VUELVE. Una crítica



En mi librería habitual pedí a los libreros que me recomendasen algo ligero. Tuvimos a varios autores en la quiniela y finalmente la elección recayó en Vuelve de Samuel Benchetrit. El nombre del autor me sonaba muchísimo, aunque no terminaba de ubicarlo. Fue cuando llegué a casa y miré en la Wikipedia (decir que mi memoria prodigiosa  tuvo un flash revelador hubiera estado bien pero sería más falso que las promesas de los políticos) que recordé haber leído uno de sus Crónicas del Asfalto, además de ver que un desgraciado suceso acaecido años atrás le salpicó llevándole a las páginas de todo tipo de prensa (pero eso es harina de otro costal y no voy a tirar de recurso fácil).

El protagonista de la historia es un escritor de mediana edad. Aunque sería más concreto utilizar el pretérito más que el presente ya que hace tiempo que no escribe una sola línea, o sea que está en plena crisis creativa. A esto cabe sumarle que su vida familiar es un desastre; está separado sin superarlo y su hijo de dieciocho se fue hace unos meses a viajar por el mundo, dejándole solo y abandonado (o esta es su dramática interpretación).

Ha entrado en una rutinaria espiral procastinadora: de madrugada, mientras bebe, hace listas de buenos propósitos a poner en práctica al día siguiente. Se levanta pronto, divaga un poco, fuma, se vuelve a acostar otro rato largo, despierta, fuma, bebe, ve un reallity absurdo y se acuesta a media tarde. De noche, vuelve a empezar la rueda elaborando otra lista mágica que no cumplirá nunca.

Este bucle vicioso de hastío se rompe con la llamada de un productor televisivo para adaptar un viejo libro suyo para una serie de televisión. Pero antes, debe facilitarle un ejemplar. Ejemplar que no tiene y ahí empiezan sus avatares. No lo consigue ni en su editor, ni en librerías, ni en el todopoderoso Amazon, por lo que acaba recurriendo a una residencia de ancianos para encontrar una vieja admiradora (lo de vieja en todos los sentidos). En ella, se deja convencer para ir a leer a los internos estableciendo así una nueva rutina, un cambio, que le hace salir de casa. Motivación que se incrementa y realimenta al conocer a una agradable y tartamuda enfermera del centro.

Samuel Benchetrit no tiene ninguna intención de contarnos una historia reveladora, que sirva de faro y aporte luz a nuestras confusas vidas. Todo lo contrario, como mucho incide en el peterpanismo de muchos hombres así como en  la inseguridad y el frágil ego de los creadores, incapaces de   resistir una comparación desfavorable, y sus tremendas crisis creativas. El que realmente necesita no luz, sino varias centrales eléctricas y nucleares juntas, es el protagonista de Vuelve. Precisamente porque es impresentable, egoísta y extremadamente torpe consigue ser entrañable. El lector, pese a la reticencia inicial provocada por su egoísmo, le termina acompañando encantado en sus delirantes andanzas; ya sea recibiendo libros equivocados de Amazon, soñando con repartidores imaginarios, contando historias de esquimales o, incluso, una desastrosa compra de patos. 

El gran mérito del libro estriba en que sus personajes se hacen querer. El protagonista es un necio de consideración, pero consigue caer bien y logra divertir. No es humor evidente y de carcajada, sino que más bien es un humor de soslayo, que asalta a traición y provoca que te rías por una situación totalmente inesperada. Por lo absurdo puede recordar por momentos a Tom Sharpe e incluso podemos establecer un ligero paralelismo con la mítica La Conjura de los Necios de John Kennedy Toole (pero no alucinemos, estamos hablando de trazas. Ignatius Reilly es muchísimo más caristmático y exagerado). Entre el patetismo del personaje y sus rocambolescas andanzas, la lectura de Vuelve es muy ágil y agradable y cuando nos hemos querido dar cuenta las poco más de 200 páginas de la novela se han consumido e incluso el protagonista ha evolucionado y todo y nosotros contentos de su evolución.

El librero acertó con la recomendación de Vuelve y Samuel Benchetrit ya que me proporcionó unas horas de lectura entretenida con puntos de humor absurdo de lo más interesante.

Samuel Benchetrit en la Wikipedia

Recomendación: 
Indagar en la obra de Benchetrit.  
Mientras escribía esta reseña he disfrutado del magnífico Carnavas de los infravalorados Silversun Pickups, el arrebatadoramente pop Dramas del Primer Mundo de Capitán Sunrise y el excelente post-punk de Undertheskin en Negative.



lunes, 27 de enero de 2020

SANDRINE DESTOMBES - EL DOBLE SECRET DE LA FAMÍLIA LESSAGE, EL DOBLE SECRETO DE LA FAMILIA LESSAGE. Una crítica


A pesar de llevar bien apuntadita la lista de títulos deseados, en la pasada Diada de Sant Jordi me quise dar el capricho de comprar algún ejemplar que me llamase la atención sin tener demasiadas, o ninguna, referencias de él. El elegido fue El Doble Secret de la Família Lessage de Sandrine Destombes, y el motivo principal fue la bonita portada en la edición de Rosa dels Vents así como su sugerente sinopsis. Sin saberlo me acabé llevando uno de los libros más vendidos de la jornada.

La acción de la novela arranca en septiembre de 1989. En un pequeño pueblo del sur de Francia desaparecen 2 hermanos gemelos de 11 años -Solène y Raphaël Lessage-. No se tienen noticias de ellos hasta que, poco más de 2 meses después, se halla el cuerpo sin vida de Solène, vestida totalmente de blanco y con una corona de flores en el cabello. La investigación prosigue para encontrar a Raphaël, pero la falta de noticias y resultados hace que el caso se acabe olvidando.

Casi 30 años después, en el mismo pueblo, la pesadilla reaparece; una niña de 11 años se ha esfumado sin dejar ningún rastro. Cuando a los pocos días desaparece otra menor, vuelve a la actualidad el caso anterior. Incluso Fábregas, el oficial de policía asignado pide ayuda al compañero que investigó sin resultado las anteriores desapariciones tres décadas atrás. Lograrán esta vez rescatar a las desaparecidas y encontrarán algún vínculo entre ambas series de desapariciones o son casos aparte?.

Este es el prometedor arranque de la novela. Varias desapariciones de menores en un pueblo pequeño y en diferentes momentos de tiempo. Lo cierto es que el planteamiento de thriller de intriga es magnífico y consigue atraer poderosamente al lector, que acompaña a los perseverantes investigadores en sus pesquisas, que toman como base el caso anterior y vuelven a analizar todas las circunstancias que hubo en su momento para tratar de encontrar vasos comunicantes que les den una solución para tratar de localizar a los niños desaparecidos. El hecho de que sean niños hace aumentar el interés del lector que devora las páginas con voracidad en busca de un final feliz al misterio. Este frenesí lector se ve beneficiado por una narrativa muy ligera que permite pasar las páginas con toda rapidez.

Y aquí es, precisamente, donde radica el gran hándicap de la novela: en su ligereza. Quien aborde su lectura como un rato de evasión o de distracción, le parecerá absorbente y magnífica. A quien quiera algo más, El Doble Secret de la Família Lessage le decepcionará.  

Le decepcionará ya que a pesar de que las fajas promocionales (malditas sean) destaquen su hondura psicológica, esta no se produce en ningún momento. Los personajes son terriblemente planos, no comprendemos sus motivaciones. Esto es especialmente flagrante en el caso de los investigadores, ya que aparecen y desaparecen por las páginas de la novela sin atisbar ningún vestigio de su vida privada. Además, conforme transcurren las páginas crece una sensación de que la escritora hace avanzar la narración a base de atajos. Cuando la investigación entra en un callejón sin salida, la autora fuerza una resolución del caso, que al menos en Urano, nos parece muy forzada y bastante cogida por los pelos. Esta resolución, de la que no alumbraré nada para no espoilear, choca frontalmente con uno de los pilares de la novela: la permeabilidad de los secretos dentro de las comunidades pequeñas, al contrario que en las grandes ciudades. Precisamente esta permeabilidad provoca la incoherencia de la resolución, desmoronándose por tanto como un castillo de naipes siendo incapaz de sustentar el sólido andamiaje del planteamiento. 

El Doble Secret de la Família Lessage, la novela que ha otorgado reconocimiento a su autora Sandrine Destombes, es una lectura que da en función de lo que le pidas. Si buscas una historia poderosa, adictiva, que proporciones unas horas de distracción y luego se olvide, este es tu libro. Si buscas algo más; unos personajes sólidos, un desarrollo coherente, un cierto reflejo de la sociedad actual o una historia sobre la que reflexionar, no pierdas el tiempo con ella, encontrarás otras más adecuadas.


Sandrine Destombes en la Wikipedia
Recomendación: 
Dejar el snobismo implícito de lado y probar, de vez en cuando, con los best sellers. Con alguno acertaremos. 
Mientras escribía esta reseña he disfrutado del delicioso jangle de Pastel Coast en su disco debut Hovercraft, también me he dejado llevar por el tan magnífico como desasosegante It's not enough anymore de M!R!M y he confirmado lo valioso que es Ceremony, el último tratado de synth wave de Twin Tribes.   

miércoles, 15 de enero de 2020

PORTRAYAL - LOST SOULS


Hace tiempo que no despierto llorando lágrimas de óxido. No hay salida y no, no eras tú (aunque no pretendo utilizar el ridículo nososvossoyo, porque sería insultarte). Ahora la niebla implacable alarga su húmedo y gélido brazo metalizando tus ilusiones, sueños y expectativas.

El fantasma de los días no venideros asiste al desfile de almas perdidas alimentando el saco de las esperanzas baldías y las ilusiones malogradas. Nadie dijo que fuese fácil, ni entonces ni ahora. Hasta dónde puede llegar la profundidad del vacío?. Te escudas en la ingravidez tras la máscara de maquillaje. Coges su mano engañándote, tratando de olvidar que no hay nadie cerca. Quise estar presente, pero no pudo ser.



You could turn this all to dust
Suffocation sold to rust
There's no way out for us

They never take, never turn, never never run
In the hollows where the devil takes another gun
They're falling out of love

And you save the lost souls and the
broken hearts from all their trouble times
And you save the lost souls and the
broken hearts from all their trouble times
When no-one's around

You could turn this all to dust
Separation sold for lust
There's no way out for us

They never break, never learn, never never run
All the horrors that the devil makes without a sun
There's no way out alone

And you save the lost souls and the
broken hearts from all their trouble times
And you save the lost souls and the
broken hearts from all their trouble times
When no-one's around


 

miércoles, 8 de enero de 2020

PAUL PEN - EL AVISO, Una crítica

Al acabar la última lectura y llegado el momento mágico de elegir el siguiente libro, reparé en el estante donde tengo la colección La Mejor Novela en Habla Hispana que lanzó hace varios años El País. Allí, agazapado entre Francisco González Ledesma y Andreu Martín, me llamó la atención el nombre de Paul Pen y su novela El Aviso. Elección realizada.

La acción transcurre en Arenas de la Despernada, un pueblo de la sierra de Madrid que se ha convertido en una urbanización de urbanizaciones casi con un ecosistema propio. Allí vive Aarón que trabaja en una farmacia y ronda la treintena. Acaba de romper con su novia de toda la vida y está abatido, tanto que su amigo David se ofrece a llevar en su nombre unas medicinas al Open, el bar-tienda abierto por un americano instalado en el pueblo hace muchos años. Un recado intrascendente se convierte en un drama al producirse un atraco en el Open, en el que David resulta gravemente herido, debatiéndose en coma entre la vida y la muerte. A causa de ello, Aarón, reconcomido por un insondable sentido de la culpabilidad, se obsesiona con el atraco e investiga sobre la leyenda del bar del americano, descubriendo que al largo de los años se han producido en ese mismo local diferentes atracos con varios muertos. Como más profundiza en los hechos, más conexiones encuentra entre todos ellos, empezando a intuir más que a vislumbrar un patrón reconocible. Será cierto o realmente estará enloqueciendo como empiezan a pensar sus allegados?.

Seis años después, es el primer día de colegio de Leo, un niño de ocho años. Primer día de colegio y de infierno. No encaja con sus compañeros y sufre bullying. Así, tristemente, transcurre el curso. En verano, revisando la mochila, Leo encuentra en ella una carta. Al leerla se queda paralizado. La carta es un aviso, una advertencia tan firme como macabra; no debe ir a la tienda del americano en una fecha concreta, podría ser el lugar y día de su muerte.

Como deja ver esta sinopsis, el libro sigue una estructura de 2 personajes principales en 2 momentos diferentes del tiempo (Aarón y Leo, lógicamente). Aunque esté integrada en una colección de novela negra es claramente un thriller de intriga. Y es en la generación de esta intriga donde Paul Pen se luce: las 2 historias son muy atractivas y con vasos comunicantes entre ambas. Conforme Aaron avanza en la oscuridad más alumbra la historia de Leo. El autor dota a la historia de ritmo y tensión, logrando transmitir al lector inquietud, incertidumbre, e incluso una angustia creciente al vislumbrar como la negra sombra de un destino funesto empieza a cernirse sobre el niño, provocando que se devoren las páginas del libro esperanzados en que los protagonistas puedan vencer la infalibilidad del patrón. En esta búsqueda de la fórmula mágica en la página salvadora, la lectura se vuelve tan trepidante como adictiva. Y sí, el escritor se toma alguna licencia, pero el conjunto encaja a la perfección, sin chirridos ni estridencias. 

La novela no se ciñe solo a la trama principal, sino que también subyacen diferentes aspectos de nuestra sociedad. Hay una clara denuncia del bullying en la escuela; tan irracional como prematuro y provocado por cualquier motivo ligeramente diferenciador convirtiendo la vida del marginado en un infierno. También el autor pone el dedo en la llaga en la educación que recibe el niño, con unos padres distanciados (que ni se dan cuenta del acoso que sufre) y que ni le escuchan cuando le preguntan, confiando ciegamente en cualquiera antes que en él. Además, incide en el tan manido: tras la perfecta armonía de las fachadas repetidas de las urbanizaciones se esconden putrefacciones bien enraizadas que tanto hemos podido ver en las películas norteamericanas.

El Aviso me ha descubierto a un escritor muy interesante, Paul Pen, que logra engarzar una adictiva historia en una misma localización, en dos tiempos diferentes, en que todas las piezas encajan perfectamente, manteniendo el interés en todo momento, consiguiendo una lectura vibrante y muy entretenida. Teniendo en cuenta que El Aviso fue su primera novela los elogios aún adquieren una mayor relevancia. Por último, resaltar que la novela, publicada en 2011, obtuvo una cierta repercusión, más que merecida, y que fue adaptada al cine por Daniel Calparsoro, aunque las críticas recibidas por la película no han sido demasiado entusiastas.


Paul Pen en la Wikipedia

Recomendación: 
Leer las otras 3 novelas de Paul Pen: El brillo de las luciérnagas, La casa entre los cactus y Un matrimonio perfecto.

Mientras escribía esta reseña he disfrutado del exuberante Aniquilación de Los Punsetes, el sorprendente EP Olimpia de Confeti y Dinamita así como el deslumbrante Misery is a Butterfly de Blonde Redhead.