sábado, 29 de noviembre de 2014

Ornamento y Delito- El Espíritu Objetivo. Una crítica.





Hace ya varios meses que Ornamento y Delito presentaron su tercer disco- sin contar grabaciones anteriores no oficiales-, llamado El Espíritu Objetivo. Disco con una curiosa portada protagonizada por un busto de Clístenes de Atenas (considerado el padre de la democracia, según explica la hoja interior). Disco comprado y paseado por los conciertos del Primavera Sound a un precio de 15e vinilo y CD. Si el precio habitual fuese este, poca piratería habría.



El inicio de El Espíritu Objetivo es contundente, impactante y arrebatador, con 3 canciones enormes como Hidalguía Universal, Carnaval Armado y Laissez Faire que situán el listón muy arriba, nivel que ya no abandonarán en todo el resto del disco.



Los bilbaínos, de la margen izquierda quede claro, siguen instalados en su sonido de reminiscencias ochenteras y resonancias de grupos míticos pertenecientes al post-punk (Joy Division principalmente pero con ecos de The Cure y otros) pero pasados por su tamiz, apropiándose de todo ello para conformar un sonido propio muy particular, con claro protagonismo de unas guitarras enmarañadas que dotan de un subsuelo ponzoñoso a las canciones sobre el que discurren las letras, destacando la forma de cantar recitando tan particular y reconocible de G.G. Quintanilla con su voz de locutor radiofónico. En este disco encontramos grandes canciones como son El Hundimiento, Pioneros (con un claro hilo conductor con el Disintegration de los Cure),  Zona Algo Más o El Fin de las Ideologías. Además, en El Espíritu Objetivo nos sorprenden gratamente con unas canciones más directas e inmediatas gracias a la presencia de unos juguetones sintetizadores (la muy discotequera Carnaval Armado, Radio y Los Fantasmas del Windsor, a las que podríamos calificar casi de singles y que pueden recordar por momentos a Depeche Mode).



Las letras de Ornamento y Delito siguen siendo muy crípticas contándonos historias en las que campan a sus anchas las críticas al poder establecido así como a la frivolidad y falta de valores que nos envuelve. También sigue muy presente la sensación de permanente desarraigo del emigrado en su nueva ciudad y la añoranza de su tierra natal recordada con una cierta sensación de desencanto.



El Espíritu Objetivo es un gran trabajo, recuperándose del ligero bajón que supuso el anterior Adorno y situándose incluso por encima de su magnífico primer disco Rompecabezas de Moda y Perfección Moral. Ornamento y Delito siguen ahondando y experimentando en su sonido característico, hecho que les ha convertido en uno de los mejores grupos de este país a pesar de que no reciban todo el reconocimiento que se merecen.

Carnaval Armado

Laissez Faire

Radio



El Espíritu Objetivo en Spoti



2 comentarios:

  1. Me gusta mucho 'Carnaval Armado'.

    Yo ahora ando medio enamorado de un disco de The Sleepy Jackson: 'Personality - One Was a Spider, One Was a Bird'. No le doy al FF en ninguna canción, cosa rara en mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carnaval Armado es explosiva, estoy de acuerdo. Me apunto tu recomendación.

      Un abrazo.

      Eliminar