domingo, 3 de mayo de 2015

Pierre Lemaitre- ALEX. Una crítica.

En Urano no acostumbramos a confiar demasiado en los grandes premios literarios. Creo que la pregunta ¿cuánto puede llegar a vender este autor? es la premisa más importante a la hora de concederlo (no, no hace falta dar nombres creo que está muy claro de qué hablo) pero existe uno en el que confiamos ciegamente: el Premio Goncourt. Los últimos años hemos leído Las Benévolas de Jonathan Littell y La Verdad sobre el caso Harry Quebert de Joël Dicker y nos han parecido libros espléndidos. Cuando el año pasado concedieron el galardón a Pierre Lemaitre por Nos vemos allá arriba, apuntamos su nombre con letras mayúsculas.



La intención era conseguir este libro pero una pequeña confusión fonética hizo que me quedase con las ganas, por tanto cuando en la Biblioteca Pública, en el estante de Últimas Adquisiciones, descubrí ALEX del mismo autor no dudé ni un momento en llevármelo a casa y leerlo con rapidez.



El libro, lógicamente, nos habla de Alex, una joven extremadamente guapa, insegura y voluble a la que le gusta ponerse pelucas para distanciarse de ella misma. Alex lleva unos días encontrándose repetidamente con la presencia de un hombre mayor que ella. ¿Será un pretendiente tímido?. Una noche, al volver andando a su casa, una furgoneta se sube a la acera y acorrala a la chica contra la pared, de ella sale su perseguidor, la golpea, ella se desvanece y su agresor la introduce en la furgoneta. Secuestrada.



Alex se despierta en una desolada nave industrial. Su secuestrador la contempla con una terrible mueca de desprecio en la cara y le ordena que se desnude y se introduzca en una caja de madera en la que apenas cabe. Una vez dentro, la incorpora y entonces se da cuenta de que no es una caja sino una jaula. Empieza a notar unos tirones procedentes de una polea y poco a poco, la jaula queda suspendida unos metros sobre el suelo.



A partir de ese momento el libro nos narra su lucha por sobrevivir. Dentro de una jaula de madera en la que casi no cabe por lo que debe adoptar posturas que van socavando sus músculos, alimentándose con comida para animales y empezando a notar una nueva amenaza: las ratas que atraídas por el olor de la comida y por el propio hedor y suciedad de la muchacha, empiezan a frecuentar la jaula desde las vigas situadas cerca del techo. Hasta que un día el secuestrador deja de acudir a alimentarla y disfrutar con sus padecimientos. Alex se debilita rápidamente mientras las ratas cada vez son más numerosas y osadas, acercándose más y más.



A pesar de la importancia del secuestro, no es el núcleo del libro ya que la historia se divide en tres partes. Alex consigue liberarse (y esto será lo único que desvelaré de la novela) y cuando la policía logra encontrar el lugar –existe una investigación porque un transeúnte contempló el momento de la agresión, contempla con desazón que ha llegado tarde y la chica secuestrada ha desaparecido.



Entonces surgen la preguntas. ¿Por qué una chica joven y atractiva que ha sido secuestrada no presenta ningún tipo de denuncia? ¿Qué oculta que le impide hacerlo?. Esto es lo que se pregunta insistentemente el comandante Camille Verhoeven, encargado de la investigación –hundido moralmente por el secuestro y muerte su esposa ocurrido un año antes- con la limitación de su estatura, 145 centímetros, suplidos por una perseverancia encomiable y una adustez destacable en su carácter.

La respuesta a estas preguntas está en las dos partes restantes del libro. La policía la busca, desconcertada, siguiendo el rastro de Alex y sus actuaciones, siempre con la sensación de que va muy por delante y que puede que no consigan encontrarla nunca salvo que la joven quiera.



ALEX puede calificarse como novela negra, thriller y novela de investigación. A pesar de su muy impactante y duro punto de partida , nos equivocaremos si nos quedamos solo con él. Lo más importante de la historia es su protagonista. Su comportamiento errático y caprichoso puede parecer desconcertante pero en un encaje de piezas hitchcokiano todo acaba encajando y justificando todas sus actuaciones.



Pierre Lemaitre escribe muy bien, describe y detalla perfectamente todas las situaciones y consigue que queramos a la protagonista y que suframos con ella mientras está dentro de la jaula y nos desesperemos al no comprender la injusticia de su secuestro. El escritor es un mago que lleva al lector al terreno que quiere, desconcertándole totalmente y el lector asiste atónito a los imprevisibles actos de Alex sin poder ni querer entenderlos o justificarlos.

Al final, en la tercera parte del libro, el escritor enhebrará un ponzoñoso hilo invisible que unirá y correlacionará todos los movimientos de Alex dotándolos de un amargo sentido y sorprendiendo al desprevenido lector.



A pesar de reconocer la fuerza del arranque del libro y la maestría del escritor, ALEX no ha cubierto las expectativas. Es un buen libro pero lo errático del comportamiento de la muchacha provoca la pérdida de empatía con ella y poco a poco deja de importarnos lo que le suceda y eso nunca es bueno en un protagonista. También el personaje del policía Camille Verhoeven no nos resulta del todo creíble aunque esto último igual solo es una interpretación personal. ALEX tiene cosas positivas pero el ensamblaje de la historia nos ha parecido demasiado forzada.

Pierre Lemaitre en la Wikipedia
Recomendación: 
Leer ràpidamente Nos vemos allá arriba y seguir de cerca a este autor.
Durante esta reseña escuché el notable IF de Neuman, el abrasivo AAAA de Belako y el elegante A Silente Language de Megaphone ou la Mort (vale la pena descubrir este grupo o la banda que han formado varios de sus miembros, Le Garçon Rêvé).


13 comentarios:

  1. Un colega se leyó 'Vestido de novia' y también le decepcionó. Parece que con Lemaitre hay que ir directamente a 'Nos vemos allá arriba'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malas noticias pues, espero que Nos vemos allá arriba sea una gran historia ya que le tengo muchas ganas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Veo mucho y bueno de este autor por la blogosfera, pero no recuerdo haber visto comentado este libro, Alex. No sé porqué esperaba que le dieras cera y veo que no, así que tendré que añadir un libro más de Lemaitre a la lista.
    Estoy de acuerdo contigo, los premios Gouncourt son bastante fiables...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. (Creo que me he expresado mal. Quería decir que le dieras MÁS cera, la suficiente para desinflarme con el autor, pero tus peros al libro me han provocado más curiosidad que rechazo) ;)

    ResponderEliminar
  4. Ana, dar cera? pero si soy un angelito...

    Lo que quería expresar es que el libro vale la pena de leer. El desarrollo de la historia por parte del autor es formidable, haciendo que todo encaje solo que en el momento del ensamblaje yo me había alejado del libro. Seguramente habrá gente que le parecerá una maravilla pero no es mi caso.

    Para mí es un libro fallido aunque hoy he visto que van a hacer una adaptación cinematográfica, que seguro será estupenda (bueno, o eso esperamos...).

    Yo también le daré otra oportunidad a Lemaitre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. A mi este me pareció el más entretenido de los libros del autor, ahora leí Irene y no está mal.
    Pero bueno, ten en cuenta que este no es precisamente mi autor favorito jajajaja
    Beoss

    ResponderEliminar
  6. jajaja tengo en lugar preferente Nos vemos allá arriba, espero que me convenca más.

    Mira, me apuntaré Irene. No sé si tenía muchos libros publicados pero los están editando en España todos de golpe.

    Beoss.

    ResponderEliminar
  7. Irène es el primero de la serie Verhoeven, y es una lástima haber leído (y publicado) Alex antes, porque te destripa el final de Irène. Ahora bien, esta primera entrega me ha encantado, contiene un juego metaliterario espléndido y una trampa genial para el lector. También Alex me entusiasmó. En cambio, creo que en Vestido de Novia se le fue la mano y la trama resulta mucho más forzada. Total, que, para mí, la serie Verhoeven de momento pinta muy bien, y espero con ansia la tercera novela.

    ResponderEliminar
  8. Si han publicado antes Alex que Irène, el error de cálculo por parte de la editorial es monumental ya que, como dices, hay continuidad en la historia.

    No comparto tu entusiasmo con Alex, me perdí por el camino. Aunque ten claro que leeré Irène con ganas.

    Cn tanto comentario me están entrando aún más ganas de leer Nos vemos allá arriba.

    Gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Leí este libro hace cosa de un par de meses y no me terminó de convencer. Y eso que me encantan este tipo de novelas, pero no sé. Ni Verhoeven mw llegó a convencwr como detectivw, ni Alex como protagonista.
    Buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  10. Gracias por el halago. Estoy de acuerdo contigo, ni el detective Verhoeven ni Álex me terminaron de convencer.

    Visto ahora en perspectiva, me gustó el giro de los acontecimientos y como acabamos entendiendo el comportamiento de Álex, que hasta el momento me parecía errático e injustificado. De todos modos, en ese momento ya había perdido interés en el libro.

    Saludos y voy a curiosear en tu blog.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por pensar en MEGAPHONE OU LA MORT ;) LE GARÇON RÊVÉ es John (voz) y Diego (guitarra), sea el núcleo compositivo de MEGAPHONE OU LA MORT...

    Abrazos

    https://www.facebook.com/legarconreve

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros. Tanto los discos de Megaphone ou la Mort como el de Le Garçon Rêvé son francamente interesantes. Ganas del nuevo disco, por cierto.

      Gracias por pasaros por aquí.

      Un abrazo.

      Eliminar